Terapia de Pareja. Psicología de pareja.

Pasos a seguir en nuestro Centro de Psicología en Santa Cruz de Tenerife referente a la Terapia de pareja.

  • El primer paso a seguir es identificar el o los problemas reales de la pareja. Intentar clasificar e identificar la causa o motivos por los cuales la pareja decide acudir a terapia de pareja.
  • Ver qué cosas o factores dificultan o impiden el cambio; en las dos personas o y el origen.
  • Desarrollar ejercicios para romper los puntos negativos; este paso es definitivo para que la pareja pase al siguiente nivel de desarrollo y superación de comunicación y crecimiento.

Si existiera algún caso en el que tu pareja no quisiera venir a terapia de pareja, existe la posibilidad de que sólo un componente comience la terapia de pareja de manera individual, traspasando a nuestro psicólogo todas las inquietudes que están afectando a su vida de pareja, y así lograr reducir la ansiedad generada por la situación.

La terapia de pareja es cada vez más uno de los motivos por los cuales los pacientes deciden venir a consulta. Todas las terapias de pareja están englobadas dentro del enfoque Cognitivo Conductual. Esto significa que lógicamente requiere de una primera sesión con el psicólogo para poder evaluar la situación y el momento en el que se encuentra la pareja. Para evaluar la situación también se requiere la realización de algunos test de compatibilidad. Generalmente son test para hacer en pareja y test de compatibilidad. Estas pruebas o test de compatibilidad las realizamos para que posteriormente con toda la información ofrecida en consulta o terapia podemos realizar entre otros,  ejercicios de terapia de parejas. 

Existen diversos tipos de técnicas para trabajar con la supervisión en el caso de que la situación lo requiera las terapias de parejas, como pueden ser ejercicios de confianza, distintos ejercicios prácticos y también ejercicios para parejas en conflicto.



Miedos comunes por los que la gente no afronta una relación toxica. 

Referente a este tema se puede hacer complicado entender porque la gente que se encuentra sumida en una relación toxica sencillamente no lo acaba. Pues bien, ahí está el pilar fundamental de el por qué es una relación toxica. Una persona que tenga una relación sana de pareja no puede entender esta situación, `porque no es capaz de tener en cuenta que no depende psicológicamente de la otra persona.


Aquí nos gustaría profundizar en el caso de conocer a otras personas y que esta relación nueva no funcione, de esa manera la persona que esta encerrada en una relación toxica generará una dependencia de esta pareja por el miedo de encontrarse sola, y no encontrar una nueva pareja que la ayude a autorrealizarse. En este caso queda claro que el miedo es doble, en primer lugar, el miedo es a quedarse sola o solo y en segundo lugar es a no encontrar una pareja, que, aunque parezca lo mismo no lo es. Hay mucha gente que en momentos puntuales prefiere estar solo, con lo cual en este caso queda excluido el miedo a no encontrar una pareja.  


 Lógicamente todo este proceso se retroalimenta, cuanto más miedo me da dejar a mi pareja `por no encontrar otra, más me aferro a conservar mi relación actual, aunque sea toxica. Este proceso se cataliza en todos los aspectos teniendo como resultado una generación de concesiones en detrimento siempre de la parte no tóxica de la pareja, que a su vez reafirma su inseguridad, amplifica sus miedos y acentúa su dependencia. Por conclusiones como esta es por las que queda patente como entender cómo funciona una relación toxica. Lógicamente es resultado directo que la parte toxica se dé cuenta de su ampliación de `poder y decida ejércelo para tener una influencia más dominante sobre la parte más vulnerable. Una manera fácil de entenderlo es con el ámbito económico que muchas mujeres han tenido que sufrir, y actualmente siguen haciéndolo. Lamentablemente existe un gran caso de mujeres que dependen de su pareja económicamente, el miedo a afrontar una situación económica adversa (especialmente con hijos) genera un miedo a interrumpir la relación y no poder superar la situación. En este caso el dinero es el factor que impide dejar la relación, en el caso anterior es el miedo a no encontrar una nueva pareja o estar solo lo que genera el rechazo a abandonar la relación actual.


Llegados a este punto es vital que la parte dominada entienda que tiene exactamente las mismas posibilidades de encontrar una pareja sana como cualquier persona. La mezcla del desgaste de autoestima y su consecuencia directa que es aumentar su inseguridad le impiden ver las cosas con claridad sumiéndose en el dominio de la parte toxica.  


Cuanto más tiempo pasemos dentro de esta espiral, más inseguros nos volveremos. Tendremos menos posibilidades de ver con claridad que en realidad podemos encontrar otras parejas y que esta relación futura funcione y superar el miedo a interrumpir la actual por no encontrar una pareja futura.  



¿Es la amígdala la responsable de estar enamorado?

La respuesta es no. El responsable de estar enamorado resumiéndolo un poco son nuestras queridas amigas dopamina, serotonina y oxitocina. Pero no queremos pararnos a definir ni el por qué, ni el cómo. Hoy toca hablar de la memoria y el amor.


 En principio el amor y la memoria son dos cosas que en principio no tienen mucho que ver. Obviando que la memoria está en absolutamente todos los aspectos de nuestra vida como seres humanos, ya bien sea como un mecanismo de adaptación o de aprendizaje de conceptos: lenguaje, adaptativos evolucionar como persona y un largo etc. Pero en principio no actúa de una manera directa en el amor, o por lo menos eso podríamos pensar en principio. La memoria es siempre más importante de lo que “recordamos”. Podríamos decir que el componente emocional de la memoria lo comanda la amígdala.


 Siempre me ha gustado exponer esto con un ejemplo. Es lógico pensar que nos costará menos aprender un texto o cualquier cosa de un tema que nos guste a uno que no nos guste nada. Si por ejemplo en el colegio nos gustaba más la historia contemporánea esta materia inexorablemente se quedaría mejor “guardada” en nuestra memoria que una asignatura que en principio no nos guste o motive tanto. Otro ejemplo más acorde es en el supuesto caso de que consigas que el futuro amor de tu vida te facilite su número de teléfono, te puedo asegurar de que prestaras una atención infinita, aprovecharás todos tus recursos mentales y te explotará tu cabeza intentando memorizar ese número de teléfono. Nada que ver si te digo que te aprendas 6 dígitos al azar. De todo esto la encargada es la amígdala. La amígdala actúa como un foco que le ordena a la memoria y amplifica la atención sobre un estímulo por el cual presentamos cierta predilección, siempre que sea de algo emocional. Esto lógicamente ayuda a que la huella mnémica quede mejor afianzada. En el caso del amor la amígdala actúa como un foco hacia la persona por la cual presentamos sentimientos románticos de la misma manera. Esto evidentemente ayuda de alguna manera a no olvidar a esa persona amada, o dicho de otra manera, te ayuda a tener más presente a esa persona amada dirigiendo mayor tiempo a pensar en ella sembrando el terreno para la interacción con la persona amada. Dicho de otro modo, la amígdala prestando su componente emocional hace que tengas en mente, recordándola, siempre a la persona amada o por la que presentas sentimientos románticos. La conclusión es que no, la amígdala no es la responsable de que te enamores de una persona, es la responsable de que recuerdes más y tengas más presente a la persona de la que te estés enamorando y así facilitar la interacción con esa persona para ayudar la interacción o dicho de otra manera a enamorarte.